Se encuentra usted aquí

Publicidad y realidad

Como se ve

Invariablemente el alimento que te dan en un lugar de comida rápida y la foto de la publicidad no coinciden, lo increíble es como se da por hecho que el engaño existe y de todas manera se acepta el alimento en cuestión.

Yo alguna vez proteste por que no me dieron un sandwich exactamente como el de la foto y la respuesta fue de lo más curiosa, de parte de la empleada molestia por no querer aceptar que el sandwich no podía ser igual que en la foto y por parte de la gente que esperaba atrás de mi en la cola, una serie de miradas de desprecio por no seguir el argumento. !!acepta ese sandwich mesquino y deja que compremos el propio!!

[@more@]